Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Resiliencia financiera: motor de la banca

resiliencia-financiera- fapro
La modernización del core banking no solo incrementa la agilidad y eficiencia en la era digital, sino que también conlleva beneficios directos en la adquisición y retención de cartera

Es un hecho que la industria bancaria se encuentra en constante evolución, adoptando políticas para fortalecer la resiliencia del sistema financiero, renovando su infraestructura tecnológica y aplicando estrategias altamente eficientes que les permitan adaptarse a los cambios y superar los desafíos que se presentan dentro del nuevo ecosistema digital. 

En la era poscovid, la resiliencia financiera se convierte en una realidad impulsada por la demanda de experiencias digitales de los clientes, acompañada de la creciente competencia entre las fintechs y demás organizaciones que suponen una presión para la banca tradicional a renovar sus principales plataformas, reseña la consultora McKinsey.

En Chile, la situación económica que dejó el estallido social y la propia pandemia de 2020 que obligó a los sectores de la sociedad a permanecer en confinamiento, fueron los factores que determinaron el cambio y la búsqueda de un n sistema financiero resiliente que mitigue los impactos económicos y sociales de las crisis pasadas a través de la publicación de la Ley N° 21.641 publicada en enero pasado.

Es por tal razón que la adopción de nuevas tecnologías traza el camino hacia la modernización bancaria, abriendo paso hacia una diferenciación competitiva que contempla las necesidades y satisfacción de los usuarios, a partir de la integración de soluciones financieras que también permitan operar a escala. 

Los errores de la transformación digital  

Según McKinsey, en la última década apenas un 30% de los  proyectos de transformación de  core banking, han logrado una migración completa de todos los registros contables y productos financieros a un nuevo sistema. Dicho estudio detectó 8 errores globales entre 50 instituciones bancarias que buscaban transformar sus sistemas, desaciertos asociados básicamente al talento humano, procesos y uso incorrecto de la tecnología. 

De acuerdo a la misma consultora, el proceso de transformación “suele ser complejo” y en algunos casos, los mismos bancos no están familiarizados con el impacto que generan las decisiones tomadas para lograr el éxito que supone la digitalización. 

Según otro artículo de McKinsey, aunque los bancos tradicionales teóricamente ofrecen mayor confiabilidad, la adopción de la banca digital, el cloud computing y las API’s representan un cambio significativo hacia la agilidad y eficiencia, utilizando arquitecturas tecnológicas avanzadas que transforman la experiencia del cliente.

En ese sentido, los bancos están explorando sistemas innovadores, como arquitecturas de microservicios basadas en la nube y comunicación a través de API’s, pero esto contempla un foco estratégico basado en la agilidad, reducción de costos y la automatización del core banking. 

Beneficios de la disrupción 

En 2022 McKinsey señaló que la resiliencia concierne a todos los sectores de la sociedad, por ello las organizaciones deben adoptar posturas estratégicas en las que la disrupción ocupe un lugar esencial para aprender y rectificar continuamente en lugar de solo reaccionar ante ella. 

A propósito de ello, la consultora destacó un estudio sobre 1.500 empresas durante la crisis financiera de 2009 que reveló que el 20% en cada sector emergieron de la recesión ligeramente por delante del resto. Estas empresas transformaron esa pequeña ventaja en un rendimiento significativamente superior al de sus pares durante la siguiente década. 

Un hecho similar se vivió durante la pandemia por COVID-19, donde las empresas resilientes superaron a sus pares. Estas «resilientes» generaron un 10% más de rendimiento total para los accionistas entre el cuarto trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2020, reseña la firma internacional. 

Importancia del scoring en el core banking

La integración de soluciones que maximicen la eficiencia del scoring crediticio dentro del core banking es crucial para evaluar la solvencia y capacidad de pago de los clientes de manera eficiente y precisa. 

Conocer sin límites aspectos como los patrones de consumo, tendencias y preferencias del consumidor son fundamentales para determinar el riesgo y prevenir cualquier posible fraude. Es por ello que implementar modelos avanzados de scoring, junto a la automatización y uso de Inteligencia Artificial (IA), mejora significativamente la capacidad del banco para tomar decisiones informadas, gestionar el riesgo y ofrecer una mejor experiencia al usuario.

La nube revoluciona los servicios financieros 

En el mencionado informe, la consultora internacional destaca la capacidad de respuesta activa que deben tener los sectores para hacer frente a una eventual crisis. No obstante, los cambios y dificultades se han convertido en un factor elemental para el crecimiento de la economía digital. 

El confinamiento fue uno de los episodios clave para que el cloud computing y la banca digital tuviesen mayor aceptación. El Foro Económico Mundial sugiere en el informe “The dark side of digitalization – and how to fix it”  que la economía digital representa actualmente el 15% del PIB mundial y podría aumentar al 26% para 2040.

Operar con proveedores tecnológicos que le permitan a la banca tradicional adaptarse a los cambios del ecosistema digital, superar los desafíos presentes y responder a las demandas de los clientes es clave ante el nuevo paradigma. 

En ese sentido, Fapro emerge como un aliado estratégico para robustecer y escalar los sistemas de core banking, a través de la nube con la implementación de soluciones tecnológicas innovadoras, que potencian las capacidades relacionadas al onboarding y promueven nuevas oportunidades comerciales en línea. 

Integra Fapro y fortalece el core banking mediante la modernización de la arquitectura tecnológica avalada por Amazon Web Services (AWS) y reconocida oficialmente por la firma internacional Det Norske Veritas (DNV) , experiencia del cliente superior, análitica avanzada, reducción de costos y cumplimiento normativo.

Agenda con Max para conocer más

Maximiliano Ortíz

Ingeniero Comercial, Master´s Degree Finanzas UAI.
CEO Fapro, lidera la gestión comercial.